¿Pueden ciertos objetos estar infestados?

           Si, pueden. La “infestación” se produce en los objetos, animales y lugares, en las personas se le llama infectación. Hay objetos que pueden estar bajo un trabajo del ocultismo. La persona que posea o reciba este objeto si no vive en gracia de Dios puede verse dañada por la acción extraordinaria del demonio.  Asimismo, una persona que viva en gracia de Dios puede verse afectada pero en menor medida: ansiedad, nerviosismo, tristeza, problemas de salud, o cualquier otro malestar.

          Muchas cosas antiguas que desconocemos el origen, por lo general relacionadas al arte, joyas, vestidos antiguos, muebles, han sido utilizados específicamente para rituales malos. También hay objetos que permiten la apertura de puertas al enemigo y estamos muy acostumbrados hoy en día a verlos: llamadores de ángeles, serpientes, atrapa sueños, pirámides, duendes, elfos, hadas, objetos hindúes, cintita roja, buho o lechuza, dragón chino, sapo de tres patas, elefante, cualquier objeto del feng shui, lauburo, ojo turco u ojo azul, runa, heratagram, llave anka, gato de la suerte que mueve la mano, las piedras mágicas, entre tantos otros.

           Se debe quemar o destruir este objeto y tirarlo en un río o arroyo que fluya. No se debe ni vender ni regalar, ya que estaríamos transmitiendo el mal. Si no estamos seguros del estado o procedencia de ese objeto, lo mejor es hacerlo bendecir o rociarlo con agua bendita.