La última Misa por los enfermos y afligidos en Costa Rica fue en la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, Heredia. Fue la primer Misa de sanación en esta Iglesia luego de una larga pandemia, por lo que ha sido gratificante ver almas que han querido volver al encuentro con el Señor.

  Para gloria de Dios y bien de muchas almas la providencia encontró al padre luego de la Misa con Eda, una mujer que recibió una gracia enorme de sanación y liberación en la anterior visita a Costa Rica. A continuación les compartimos su impactante testimonio:

  Nuestro Glorioso Patriarca San José patrocinó toda la estadía del padre René y los misioneros de la Obra en Costa Rica. Es notable la devoción al padre nutricio de Jesús en toda Costa Rica, y es por eso que el último día de la misión en esta tierra centroamericana el Padre René visitó nuevamente su Santuario donde celebró la Santa Misa de despedida. Al finalizar, tuvo un encuentro muy afectuoso con el Párroco de la Catedral Germán Rodriguez Smith quien nos dejó un mensaje para toda la familia espiritual.

Video: Padre René junto a una imagen de Jesucristo en el Santuario de San José, Costa Rica.

  Tras un vuelo con escala en Dallas y 5 horas de viaje por las rutas norteamericanas, se arribó a la ciudad de Dodge City del estado de Kansas. Allí muchos hijos espirituales del padre René dieron una afectuosa bienvenida a los misioneros y se comenzó una semana de muchas actividades apostólicas en la Iglesia Catedral Nuestra Señora de Guadalupe, donde predominó la devoción a la Eucaristía y el amor a la Santísima Virgen.

Foto: familia espiritual de la Obra en Dodge City, Kansas.

Foto: de izq. a derecha, Luis, Padre René, Mariela, Carlota, Celeste e Irene.

Foto: Santa Misa con bendición con el Santísimo en la Catedral de Dodge City.

Foto: noche de adoración en Catedral de Dodge City.

Foto: Padre René enseñando a sus hijos espirituales en la Iglesia del Inmaculado Corazón de María, Dodge City.

Foto: Padre René conversando con sus hijos espirituales.

Foto: charlas espirituales con familias en casa de Irene y Saúl.

   19 días misionando, 3 países recorridos, más de 8 vuelos, 7 Iglesias y ciento de almas bendecidas. Damos gracias a la Santísima Trinidad, a la Virgen, a San José, a Santa Catalina y a todos los santos patronos de la Obra por haber permitido lograr esta misión luego de una larga pandemia. También queremos agradecer de corazón a la Comunidad Católica Monte Carmelo, de manera especial a Ibo y Carmencita, y a la familia espiritual de la ciudad de Dodge City que han colaborado generosamente con la misión para la gloria de Dios y bien de muchas almas.

¡Que nuestra Madre del Cielo los colme de bendiciones!